Desventajas de los créditos rápidos

El principal problema de los créditos rápidos o créditos en 24 horas es el tipo de interés aplicado, que nunca suele bajar del 20% .

Siempre es indispensable calcular por cuanto nos puede salir la operació de solicitar un crédito rápido.

Como ejemplo podemos ver que un préstamo de 3.000 euros a amortizar en 42 meses nos deja una cuota que parece bastante asequible: 99 euros al mes, ahora bien, con un interés TAE del 21,92% que es un interés bastante frecuente en este tipo de créditos rápidos, al final de los 48 meses habremos pagado 4.158 euros, es decir, 1.158 euros más de lo que nos prestaron a través del crédito..

Por otra parte, cuanto más pequeño es el importe del crédito solicitado, más elevado suele ser el interés que nos aplicarán, de manera que para crédito rápido de 600 euros a amortizar en 25 meses solo nos quedaría una cuota de 30 euros, pero el interés aplicado suele ser para esta cantidad del 25,56% TAE, de forma que terminariamos pagando, 150 euros más de la cantidad que solicitamos en el crédito en 24 horas.

Cuñando se trata de créditos de pequeño importe a las entidades les interesa ofrecer amplios periodos de amortización, de manera que puedan aplicar un interés al crédito mayor. Tenemos que tener cuidado en este aspecto, ya que en ocasiones, alargar el plazo más de lo necesario supone pagar intereses más años y estrecharlo en exceso puede llegar a implicar una carga demasiado pesada.

Siempre debemos recordar que la mayor flexibilidad de pago que suelen ofrecer estos créditos rápidos no nos exime de cumplir con la obligación de devolver, dentro del calendario decidido, las cantidades recibidas, los intereses debidos, primas de seguro y otros gastos incurridos, y tenemos que tener presente que si teníamos dificultades económicas que nos llevaron a pedir un crédito en 24 horas para salir del aprieto quizá empeoremos el problema por su alto tipo de interés. Debemos asegurarnos de que la situación que nos lleva a solicitar el crédito rápido es algo circonstancial o puntual y que nuestra situación económica se estabilizará pronto y no tendremos dificultades en la amortización del crédito para no acabar como "el pez que se muerde la cola".


Legal | Contacto